Trucos para mantener las persianas de aluminio como nuevas

Cómo limpiar las ventanas y persianas de aluminio es un asunto sobre el que, con frecuencia, nos consultan nuestros clientes. Ya que al tratarse de elementos que están en exterior lo normal es que se ensucien.

La realidad es que el mantenimiento de unas persianas y ventanas de aluminio es relativamente sencillo y no implica muchas complicaciones. Pero, hay que hacerlo de la forma correcta para no estropear los elementos de este material.

Nuestro primer consejo es que no dejes que se acumule excesiva suciedad, ya que dificulta la limpieza. Pero, si no ha sido posible, te proponemos echarle un vistazo a los pequeños trucos que vamos a compartir hoy sobre cómo limpiar las ventanas y persianas de aluminio y hacerles un buen mantenimiento. Comprobarás como el resultado será aún mejor y duradero de lo esperado.

La mejor forma de limpiar las ventanas y persianas de aluminio

1 – Retira el polvo de la superficie

Es normal que se acumule tanto polvo como suciedad de otro tipo en los marcos de la ventana y en la persiana. Puedes aspirarla si solo se trata de polvo. O bien, pasar una bayeta de microfibra para retirar los restos acumulados. Si no dispones de este tipo de bayeta, asegúrate de que el elemento usado no deje pelusas ni raspe la superficie, ya que podría rayarla.

2 – Cuidado al retirar manchas resistentes

Cuando se trate de eliminar manchas incrustadas y complicadas, sugerimos extremar la precaución. Asegurándote de no utilizar ningún tipo de producto corrosivo o que pueda dañar la superficie del metal y sus acabados. Lo mejor es optar por productos lo más neutros posible.

Una mezcla a partes iguales, de vinagre blanco, agua y alcohol sanitario, te permitirá limpiar las ventanas y extraer la suciedad más incrustada sin riesgo de que pueda estropearse.

Si se trata de limpiar una persiana de aluminio, te servirá un paño mojado en detergente. Que luego, enjuagarás bien y dejarás secar totalmente. Si ves que la suciedad ha quedado bastante incrustada en la persiana, puedes añadir unas gotitas de amoniaco y frotar suavemente con ayuda de una bayeta o un cepillo suave. Eso sí, asegúrate de que no raye la superficie de aluminio.

3 – Procura que cada elemento quede bien seco

El secado de cada una de las piezas de la persiana, o de la ventana, de aluminio es muy importante. Para ello, te sugerimos utilizar una bayeta de microfibra, ya que no soltará pelusas y absorberá totalmente la humedad que quede en las superficies tras la limpieza previa.

Como ves, se trata de un material de fácil limpieza siempre que se mantengan unos cuidados mínimos para su perfecta conservación.

Desde Talleres Marín, te animamos a contactar con nosotros si estás planteándote sustituir tus actuales persianas o ventanas por unas de aluminio. Te ofreceremos las diferentes alternativas existentes para tu casa o negocio y comprobarás la increíble oferta de acabados y colores entre los que podrás elegir.

Compartir:

MÁS NOTICIAS

Relacionadas

Categorías

Consejos y sugerencias
Hogar
Materiales y productos

Síguenos

40% de SUBVENCIÓN
en tus ventanas

Benefíciate de la ayudas europeas y cambia tus ventanas por unas de eficiencia energética. Opten el 40% de subvención de los Fondos Next Generation